jueves, 23 de abril de 2015

CUL Una exposición sobre el Rey Fernando el Católico

Isabel y Fernando
(Pintor inglés desconocido 1500-1510)
(Royal Collection Trust.
Her Majesty Queen Elizabeth II
(http://elmundo.es)
Aunque la ficción televisiva nos ha presentado a un Fernando el Católico bastante a la sombra de la Reina Isabel, la historia reivindica a un monarca "fundamental en la génesis de España, el Carlomagno de la época; un gran monarca universal". La historiadora del arte Carmen Morte describe así la figura de Fernando II de Aragón en la escalera imperial del Palacio de la Aljafería, de Zaragoza, que acoge hasta el 7 de junio la muestra 'Fernando II de Aragón, el rey que imaginó España y la abrió a Europa'.
78 instituciones de ocho países han prestado un total de 150 piezas, entre las que destacan los cinco únicos retratos que se conservan del rey, entre ellos el que pertenece a la colección de la reina de Inglaterra , que también ha cedido el de Isabel la Católica para la ocasión. Es la primera vez que ambos cuadros salen del palacio de Windsor. Los puedes ver en la entrada de este blog.

En general, la muestra ofrece al visitante la figura de un monarca que fue protagonista de 50 años en la historia de España, en un momento crucial en el que se estaba diseñando el mundo occidental moderno. El maravilloso Palacio de la Aljafería es el continente perfecto para un contenido mucho más que interesante organizado en cuatro ámbitos: 'La conciencia de un linaje', 'El centro de una gran constelación', 'Un mundo interior de contrastes' y 'El reconocimiento de Fernando de Aragón como monarca universal'. El itinerario se traza a través de pinturas, tapices, esculturas, orfebrería, joyas, armas, documentos... hasta llegar hasta una reproducción de la sala del Incendio del Borgo, del Vaticano, donde el Papa León X otorgó a Fernando el Católico el reconocimiento de rey universal en vida. "Ferdinandus Rex Catholicus Christiani Imperii Propagator", reza la inscripción.

Esta entrada se acompaña de un pequeño vídeo del día de la inauguración de la exposición por S.M. El Rey Felipe VI y la Reina Letizia. Las imágenes del vídeo te muestran algunas de las piezas de la exposición y también el marco que las acoge: el Palacio de la Aljafería.

  

(Tomado de http://www.elmundo.es/ y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 23 de Abril de 2015)

domingo, 22 de marzo de 2015

P Juan de Aragón y de Castilla (1478-1497)

La Virgen de los Reyes Católicos
(1491-1493)
Museo del Prado
Juan está abajo,
junto al Rey Fernando.
(http://commons.wikimedia.org)
Juan de Aragon y de Castilla es uno de los personajes de la historia de España que pudo ser pero que no fue. Su corta vida (apenas de 19 años) le impidió desarrollar en plenitud el papel y la misión que por su posición y rango le esperaba. Sin embargo su corta vida es muy significativa e interesante. Por esa motivo es recogido en esta sección de "Personajes de la Historia".

Juan fue el segundo hijo de los Reyes Católicos y el primero y único varón. Por razón de su nacimiento fue Principe heredero de Castilla y Aragon. Nació en Sevilla, el 30 de junio de 1478, y falleció en Salamanca, el 4 de octubre de 1497. Como primer y único hijo varón de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, estaba destinado a unir en su corona los dos reinos peninsulares más extensos. Debido a esta circunstancia especial, su nacimiento estuvo rodeado de una gran expectación, expectación que pronto se derrumbó debido a su fallecimiento cuando sólo contaba con diecinueve años de edad.

NACIMIENTO Y BAUTIZO 
Isabel y Fernando
(Pintor inglés desconocido 1500-1510)
(Royal Collection Trust.
Her Majesty Queen Elizabeth II
(http://elmundo.es)
El príncipe don Juan fue concebido durante una estancia de los Reyes Católicos en los Reales Alcázares de Sevilla, mientras los monarcas preparaban una de las fases de la Guerra de Granada. Nacido el día 30 de junio de 1478, pocos días después de su nacimiento, la ciudad sevillana se preparó para celebrar su bautizo con toda la pomposidad posible el 9 de julio de 1478. Ya desde su bautismo creció la expectación popular alrededor del príncipe.

EDUCACIÓN Y CASA DEL PRÍNCIPE JUAN 
La educación de Juan de Trastámara.
(http://abc.com)
Los Reyes Católicos dispusieron para su hijo una educación completa del gusto humanista de la época centrada en las letras y en las armas. Sin embargo, la principal dedicación del príncipe, donde mostró más interés durante su educación, y a la que dedicaba gran parte de sus ratos de ocio, fue la música. El príncipe tuvo una gran amistad con el gran compositor Juan de Anchieta, maestro principal de su capilla, y uno de los más grandes músicos de la época. 
Conviene destacar, también dentro del terreno literario, el gusto del príncipe por los libros religiosos y de retórica, pues entre sus adquisiciones particulares se contaban varias Biblias, algunas obras religiosas y varias obras de Gramática. 

Una de las novedades dispuestas por los Reyes Católicos para su hijo fue la configuración de una Casa. El príncipe tenía un grupo de criados y consejeros puestos a su servicio continuamente. La corte del príncipe fue establecida en el palacio de los Mendoza de Almazán, villa cuyo señorío se concedió al príncipe en el año 1496. Además de Diego de Deza, preceptor del príncipe, su casa quedó conformada en torno a diez consejeros, de los cuales cinco eran caballeros ancianos, de prestigio y solvencia en la época y cinco mancebos, de similar edad a don Juan, todos ellos procedentes también de lo más granado de la nobleza castellana. Además de estos consejeros, el príncipe también contó con la presencia de veinticuatro pajes, la mayoría de ellos hijos de los principales nobles del reino.  

LA BODA DEL PRÍNCIPE 
La privilegiada situación de don Juan de Aragón y Castilla hizo que, desde su nacimiento, los planes políticos de los Reyes Católicos tuviesen especial importancia. En las castellanas Cortes de Toledo (1480) fue investido con el título de Príncipe de Asturias, para legitimar su posición de heredero del reino castellano. Poco tiempo más tarde, Fernando el Católico consiguió que don Juan fuera jurado como heredero de Aragón por los estamentos reunidos en las Cortes de Tarazona (1484).

Felipe y Margarita de Austria.
Escuela de Holanda (1493-1495)
(http://mujeresenlahistoria.16mb.com)
En 1495 los Reyes Católicos le incluyeron en el doble tratado matrimonial con el emperador de Alemania, Maximiliano de Austria, de vital importancia para el futuro de la península. Las capitulaciones establecían el matrimonio de los hijos de Maximiliano, Felipe el Hermoso y Margarita de Austria, con los hijos de los Reyes Católicos, la infanta Juana y el propio don Juan. Para tal efecto, los castellanos dispusieron una flota de más de cien embarcaciones, al cuidado del Almirante de Castilla, Fadrique Enríquez de Cabrera, que partió en 1496 desde Laredo hacia Flandes para llevar a la infanta Juana y traer a Castilla a doña Margarita. 
Después de celebradas las bodas entre Juana y Felipe, la flota del Almirante Enríquez regresó en marzo de 1497 a Santander, donde tuvo lugar el recibimiento de la princesa y la comitiva europea. Finalmente, la boda se celebró el 3 o l 4 de abril en Burgos, con toda la grandeza inherente a tal celebración. 

LA INESPERADA MUERTE DEL PRÍNCIPE 
Sepulcro del Principe Juan
Convento de Santo Tomás (Avila)
(eldiariodeanabolena.blogspot.com)
Días después de las bodas los recién casados partieron hacia Almazán donde pasaron la primavera. Poco más tarde se trasladaron a Medina del Campo para pasar el verano. Allí el príncipe Juan enfermó de viruela, lo que obligó a guardar reposo a la comitiva hasta septiembre. Aprovechando una ligera mejoría en la salud del príncipe la corte se trasladó hacia Salamanca. 
Estando en esta ciudad el príncipe Juan sufrió un ataque acompañado de violentas fiebres. Falleció el 4 de octubre de 1497, seis meses después de la boda con la princesa Margarita. Fue sepultado en la capilla mayor de la catedral de Salamanca. Posteriormente los Reyes Católicos ordenaron el traslado del cadáver al convento de Santo Tomás en Ávila. 
El luto oficial duró cuarenta días. Un sentimiento colectivo de frustración invadió la península durante esa época ante tan inesperada muerte. 

Rostro del Príncipe Juan en su tumba
(http://buscandomontsalvatge.blogspot.com)
Parece, sin embargo, realmente no fue tan inesperada pues desde su pubertad, el príncipe Juan había dado muestras de tener una salud débil y enfermiza. Además, a juzgar por algún testimonio contemporáneo, parece ser que hubo también otra razón para explicar la funesta debilidad que le condujo a la muerte: un exceso de actividad sexual motivado por los constantes y deseosos furores de su bella y joven esposa.

LITERATURA ALREDEDOR DEL PRÍNCIPE
Y LO SUCEDIDO A SU MUERTE
El hondo trastorno causado en la península por el fallecimiento del heredero tiene en la literatura de la época una excelente muestra, no sólo en el aspecto político y oficial sino también en el sentimiento popular. 
El poeta y músico Juan del Encina, de quien se piensa que sirvió en la corte principesca, dedicó varias obras a don Juan. Por otra parte el romancero popular muestra el estigma que se cernió desde 1497 en la península: la falta de un heredero de los reinos. La cuestión pudo haberse solucionado si la princesa Margarita, embarazada, no hubiese perdido el fruto de su seno, quizá agobiada por el profundo pesar que le causó la muerte de su marido. 

Felipe y Juana (ca. 1500)
(http://http://es.wikipedia.org/)

La falta de heredero varón tenía consecuencias importantes. Significaba para los Reyes Católicos el final de la casa de Trastámara en los Reinos de Aragón y Castilla. Así 
las cosas, la sucesión quedaba en manos de Felipe el Hermoso, esposo de la reina Juana. Tras el fallecimiento de Felipe en 1506 debido a los problemas de salud mental de Juana, el heredero fue el hijo de ambos, Carlos de Gante. 

Fernando el Católico, una vez fallecida Isabel (1504), intentó en vano tener un nuevo hijo de su matrimonio con Germana de Fox. Esto dejó un amargo sabor en la última época de los Reyes Católicos que sentían, otra vez, el peligro de las guerras civiles entre facciones nobiliarias al no existir una línea de sucesión directa tras la muerte de don Juan.

(Tomado de http://www.mcnbiografias.com y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 25 de Marzo de 2015)

En la reciente serie "Isabel" de TVE se recogen algunos de los momentos de la vida del joven Príncipe. Aquí os dejo un breve video en el que se puede ver la recreación de su boda con la Princesa Margarita de Autria el 3-4 de abril de 1495 en Burgos.

La boda del príncipe Juan y Margarita de Austria






domingo, 15 de marzo de 2015

HV El papel de los monasterios en la creación del Reino de Aragón

Los monasterios en Aragón
en el siglo XI
(http://ifc.dpz.es)
Los monasterios fueron piezas clave desde el inicio de la Reconquista en el desarrollo del Reino de Aragón. En los siglos X - XI la vida de Aragón estaba organizada en los pequeños valles del Pirineo. En muchos de ellos había monasterios. Algunos de estos monasterios con el paso del tiempo han desaparecido. Otros, como San Juan de la Peña, han sobrevivido a este paso del tiempo. En el mapa de la derecha puedes ver dónde estaban localizados estos monasterios y sus áreas de influencia. En el noroeste, a la izquierda del mapa, puedes ver el monasterio de San Juan de la Peña.

Es a este monasterio de San Juan de la Peña al que el vídeo está especialmente dedicado. Este monasterio simboliza muchas cosas, pero sobretodo el inicio de un nuevo camino que empezaron hombres y mujeres bajo el recién creado Reino de Aragón. Fue uno de los bastiones cristianos que los primeros reyes aragoneses utilizaron como oposición a la frontera del Islam y también herramienta fundamental en la organización del nuevo Reino. No es de extrañar, por tanto, que con el paso del tiempo, se haya asociado a San Juan de la Peña con la corona del Reino de Aragón. 

Con el vídeo puedes conocer la historia de este lugar. Además puedes acompañarnos y hacer un recorrido y visitar las dependencias y lugares que hoy se conservan. Todo ello acompañado de los momentos más importantes de la historia del Reino de Aragón ligados a este lugar. 

La compañía de las diversas personas que aparecen en el vídeo resulta muy enriquecedora: Domingo Buesa, uno de los más importantes historiadores aragoneses y Anabel Lapeña, especializada en historia medieval y en este monasterio. Además los guías locales complementan las explicaciones de manera clara y sencilla. 
Las imágenes de gran calidad están acompañadas de buena música, de buenas explicaciones y de rigurosidad histórica. Todo ello bien armonizado hace que este sea un vídeo importante para el conocimiento de este lugar y del inicio del Reino de Aragón. 

¡Espero que disfrutes de la visita!

 

Si quieres conocer informaciones actuales sobre este monasterio y sobre el centro de interpretación del conjunto histórico artístico que allí se encuentra, pincha en este enlace:

http://www.monasteriosanjuan.com

sábado, 14 de febrero de 2015

H La batalla de Covadonga

Los cronistas eran personas que estaban de manera especial ligadas a los reyes, a quienes servían. Los cronistas tenían como misión fundamental el contar la historia de las hazañas reales y que quedara reflejo de las mismas para la posteridad. Por esta razón no nos ha de extrañar que, un mismo hecho sea contado de maneras diferentes según a quien se quiera ensalzar. Vamos a ver estas diferencias leyendo dos textos sobre un mismo suceso: la batalla de Covadonga. Uno está extraído de una crónica cristiana del Rey Alfonso III y el otro, de una musulmana. 

LA BATALLA DE COVADONGA 
Expansión del Reino de Asturias (siglos VIII a X)
(http://commons.wikimedia.org)
La batalla de Covadonga tuvo lugar en el año 722 entre Don Pelayo, que contaba con unos 300 soldados y las tropas musulmanas de Munuza, gobernador del Norte musulmán. No se sabe a ciencia cierta si se trató de una batalla o bien de una simple escaramuza. Lo que si que es cierto es que los musulmanes fueron derrotados y esta batalla es considerada como el inicio de la Reconquista. 


Esto que sucedió hace mucho tiempo forma parte de la Historia. En esta entrada solamente se ofrecen los testimonios históricos de lo que sucedio y no se ofrece ningún juicio sobre los mismos. Toda guerra y toda batalla ocasionan dolor y sufrimiento innecesario en los dos bandos y no hay en esta entrada ningún deseo de resucitarlos ni siquiera de mantenerlos en medio de las difíciles circunstancias presentes. Mas bien al contrario, a pesar de la diferencia del punto de vista de las dos fuentes, hay un deseo de Paz. 

LA BATALLA SEGÚN FUENTES CRISTIANAS. 
Don Pelayo
(http://www.galeon.com)
"Pelayo se dirigió hacia la tierra montañosa, arrastró consigo a cuantos encontró camino de una asamblea y con ellos subió a un monte llamado Auseva y se refugió en la ladera de dicha montaña, en una cueva que sabía era segura. Desde ella envió mensajeros a todos los astures, que se congregaron en una junta y lo eligieron príncipe. Alqama, el dirigente musulmán, mandó entonces comenzar el combate y los soldados tomaron las armas. Se levantaron los fundíbulos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Santa Virgen María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como Dios no necesita las lanzas, sino que da la victoria a quien quiere, los cristianos salieron de la cueva para luchar contra los caldeos; emprendieron éstos la fuga, se dividió en dos su hueste, y allí mismo fue al punto muerto Alqama. En el mismo lugar murieron 125000 caldeos" 
Crónica de Alfonso III 

LA BATALLA SEGÚN FUENTES MUSULMANAS 
Munuza
(http://www.fotolog.com)
"Dice Isa ben Ahmand Al-Razi que en tiempos de Anbasa ben Suhaim Al-Qalbi, se levantó en tierra de Galicia un asno salvaje llamado Pelayo. Desde entonces empezaron los cristianos en Al-Andalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr. Los islamitas, luchando contra los politeístas y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de su país hasta llegar a Ariyula, de la tierra de los francos, y habían conquistado Pamplona en Galicia y no había quedado sino la roca (la sierra) donde se refugió el rey llamado Belay (Pelayo) con trescientos hombres. Los soldados no cesaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre y no quedaron en su compañía sino treinta hombres y diez mujeres. Y no tenían qué comer sino la miel que tomaban de la dejada por las abejas en la hendidura de la roca. La situación de los musulmanes llegó a ser penosa, y al cabo los despreciaron diciendo: ‘Treinta asnos salvajes, ¿qué daño pueden hacernos?’ En el año 133 murió Pelayo y reinó su hijo Fáfila. El reinado de Pelayo duró diecinueve años y el de su hijo dos. Después de ambos, reinó Alfonso, hijo de Pedro, abuelo de los Banu Alfonso, que consiguieron prolongar su reino hasta hoy y se apoderaron de lo que los musulmanes les habían tomado" 
Del NAFH AL-TIB de AL-MAQQARI. Texto tomado de la “Historia de España” de Historia 16, tomo III, Pág. 92

jueves, 18 de diciembre de 2014

P Alfonso Guerra

El diputado del PSOE Alfonso Guerra acude hoy 18 de diciembre de 2014 a su último pleno en el Congreso después de 37 años ininterrumpidos en la Cámara Baja. El político español se ha mostrado convencido de que los últimos cuarenta años desde la muerte de Franco, han sido «los mejores» y más fructíferos de la historia de España. 

Alfonso Guerra con Felipe González en 1982
cuando el PSOE ganó
sus primeras elecciones democráticas
(http://www.centenario.westinpalacemadrid.com)
Alfonso Guerra González nació en Sevilla el 31 de mayo de 1940. Es un político español, diputado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el Congreso de los Diputados desde 1977 hasta el 2014 y vicepresidente del Gobierno de España (cuyo presidente era Felipe González) desde 1982 hasta 1991.
En declaraciones en los pasillos del Congreso, el conocido político español ha hecho balance de estas cuatro décadas en las que ha ocupado un escaño. Alfonso Guerra ha lamentado que haya gente que piense que estos años han sido un «fracaso», cuando han sido «los mejores», con los lógicos altibajos
A su juicio, en España triunfa una cultura «antiluterana», por la que nos negamos a reconocer nuestros valores y no nos gusta decir cuando nos va bien. «Con Franco España estaba fuera, no estaba en el mapa y de pronto se logra y se logra haciendo confluir a las dos Españas en una sola España», ha destacado. 

Alfonso Guerra ayer y hoy
(http://www.diariodenavarra.es)
Sobre su marcha de la política, Guerra dice vivirlo con completa normalidad. El político que reconoce que tiene «capacidad de adaptación» y que su vida no va a cambiar mucho, más allá de que ya no acudirá a trabajar al Congreso y sólo echará en falta la imagen del Palacio que le ha acompañado en estos casi estos cuarenta años.
«La vida está llena de una acumulación de datos, de vivencias, que todas quedan en las alforjas, buenas y malas, seguiré viviendo normalmente», ha insistido. Muchos diputados -ha confesado- se están despidiendo de él para manifestarle su respeto o sus buenos deseos en esta nueva etapa. «Es un fruto bastante dulce marchase con el apoyo de los propios y el respeto de los ajenos», ha agradecido.


(Tomado de http://www.abc.es y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 18 de Diciembre de 2014)


lunes, 1 de diciembre de 2014

H "España ha dejado de ser católica"

Manuel Azaña (1880-1940)
(http://www.teinteresa.es)
La ruptura del consenso político, en los primeros meses de la II República, tiene un momento simbólico en la memoria de los españoles. El 13 de octubre de 1931, el debate sobre la futura Constitución alcanzó su punto culminante con el discurso del entonces ministro de la Guerra, Manuel Azaña. Este discurso contenía una frase muy importante que encuentras al principio de esta entrada. En esta frase se ha querido encontrar la fractura definitiva entre dos modos de entender la cultura y la política nacionales: «España ha dejado de ser católica». 
Las graves palabras de Azaña no son fruto del apresuramiento acalorado de una réplica parlamentaria o del desliz involuntario de un comentario de tertulia. El próximo jefe del Gobierno (lo fue en los años 1931-1933, 1936), era la figura más destacada del republicanismo español por sus continuas intervenciones en el Congreso de los Diputados. Azaña basaba su ideario republicano en una triple ruptura: la forma de gobierno, la reforma social y el laicismo del Estado. 
Por el valor simbólico y la voluntad política que Azaña quiso inculcar a sus palabras, merece la pena detenerse en la que fue una de las intervenciones más brillantes y mejor medidas del líder republicano en la Cámara. 

En aquel discurso aparecía clara la voluntad de liquidar una legislación que se juzgaba superada por los acontecimientos y la modernización de la sociedad española. 
Las leyes habían de reformarse para ser «garantía de estabilidad en la continuación», nunca baluarte de «la obstrucción y del retroceso». Los legisladores tenían que dar solución política al desajuste entre las instituciones y la voluntad social pero no debían contentarse con la pura y simple certificación de cambios impuestos por el humor de la opinión pública. Por esta razón no puede reprocharse a Azaña, en el más famoso de sus discursos, ni improvisación, ni frivolidad ni, menos aún, un populismo anticlerical. 
Al pie de la tumba de Azaña se lee...
(http://www.neofato.es)
La idea de España se tomaba tan en serio en aquél tiempo, que a ella se subordinaban la acción del legislador y la reflexión del dirigente político. La meditación sobre nuestra cultura le había llevado a Azaña al convencimiento de que España había dejado de ser católica. Si el dirigente republicano negaba el carácter católico de la España de 1931 era porque la comparaba con la que en otras épocas se había distinguido por propagar el mensaje del catolicismo en buena parte del mundo. 
El catolicismo se apoyó en el brazo imperial y el poderío político de España especialmente en los siglos XVI y XVII, en los años del Renacimiento y la Contrarreforma. «Allí está todavía la Compañía de Jesús, creación española, obra de un gran ejemplar de nuestra raza, y que demuestra hasta qué punto el genio del pueblo español ha influido en la orientación del gobierno histórico y político de la Iglesia de Roma». Esa España identificada con la religión católica, esa España puesta al servicio de una misión espiritual que dio sentido a la cultura nacional no existía ya en 1931, pensaba Azaña. España había dejado de ser católica para Azaña, porque nuestra nación ya no podía identificar su ideario con el catolicismo que la inspiró en los comienzos de la Edad Moderna. 

En aquella frase provocadora y meditada latía, sin embargo, el deseo de articular cualquier reforma sobre la certeza del mantenimiento de una tradición, sobre el respeto y, desde luego, superación de lo que había sido inspiración ideológica de una nación, sustancia de una empresa colectiva, idea creadora de una larga trayectoria histórica de Occidente.

(Tomado de http://www.abc.es Modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 1 de Diciembre de 2014)