sábado, 14 de junio de 2014

A Las pinturas de Tahüll

UN PREMIO PARA EL ÁBSIDE 
Desde hacía casi un siglo las paredes de la iglesia de San Clemente de Taüll (Lérida), uno de los nueve templos románicos del Pirineo protegidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000, estaban desnudas. Los frescos habían sido arrancados en 1920 por la Junta de Museos de Cataluña ante el peligro de que fueran robadas y vendidas en el extranjero. 
El ábside de San Clemente de Tahull
(www.ccaa.elpais.com)
Sin embargo la tecnología y la aportación económica de 400.000 euros de un Banco han permitido que, desde noviembre del 2013, las pinturas vuelvan a lucir en sus paredes virtualmente. En apenas 10 minutos un mapping permite, mediante la utilización de seis proyectores de alta definición, ver las pinturas arrancadas y trasladadas al Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona. De esta manera y en pocos minutos se puede comprobar el aspecto y color que tuvieron hace 800 años cuando fueron pintadas. 

UN PROYECTO EN COLABORACIÓN 
Detalle de la parte central
(www.ccaa.elpais.com)
Unos meses después de inaugurarse, el proyecto, una iniciativa del Departamento de Cultura de la Generalitat y la Obra Social del Banco La Caixa, ha recibido un premio internacional. En concreto ha recibido el premio al mejor proyecto multimedia en el congreso Museums and de Web celebrado en Baltimore. Este congreso es muy importante a nivel mundial y premia cada año los mejores ejemplos mundiales de proyectos digitales en el sector de museos y patrimonio cultural, natural y científico. 
El proyecto ha coincidido con la restauración completa y la preparación de la iglesia para convertirla en un museo. Durante los trabajos de restauración se han recuperado las capas profundas de las pinturas murales del siglo XII, que han permitido fijar con precisión en la pared las nuevas imágenes virtuales proyectadas. 

Aquí tienes dos fotografías del ábside y de la recreación de la pinturas. Si pinchas en ellas podrás ver con detalle el aspecto de las pinturas. 

(Tomado de http://ccaa.elpais.com y modificado por José I. Iglesia Puig sm el día 6 de Junio de 2014)

viernes, 30 de mayo de 2014

A Plantas de una iglesia románica y gótica


Básicamente las partes de una planta de una iglesia románica y de una iglesia gótica son las mismas y reciben los mismos nombres. Lo que es diferente, como te explico en otras presentaciones de este mismo blog, es la teología que está subyaciendo a los dos artes y que se concreta en diferentes sistemas constructivos y de los elementos constructivos que se emplean. 

En esta presentación que te ofrezco, puedes ver la planta de la iglesia de San Martín de Frómista, que es de arte románico, y la planta de la catedral de León, que es de arte gótico. Para hacer más fácil la planta de la catedral de León, la he simplificado un poco, intentando no estropear el dibujo.

 

martes, 20 de mayo de 2014

P Abderramán I

Los musulmanes llegaron a la Península Ibérica en el año 711. La conquista de la misma fue rápida y efectiva. El nuevo territorio recibió el nombre de Al-Ándalus en recuerdo que había sido el territorio de los vándalos. Al-Ándalus, cuya capital era Córdoba, constituía una provincia dependiente del califa omeya de Damasco. 

Abderramán I
(www.timerime.com)
Cuando en esa ciudad de Oriente los abasidas depusieron a los omeyas y los exterminaron, un príncipe de esta familia, Abderramán I, logró escapar y llegar a la península Ibérica en el año 756. Una vez en al-Ándalus, Abderramán I se proclamó emir (príncipe y jefe militar) y rompió la dependencia de la España musulmana de Damasco. Consiguió unificar el país y fortaleció el poder militar que de vez en cuando atacaba a los reinos cristianos. Creó además un sistema de recaudación de impuestos y acuñó moneda lo cual favoreció el desarrollo comercial. Empezó el emirato independiente que duró hasta el año 929. 

En el podcast que te ofrezco, puedes escuchar la historia de Abderramán I  que reinó durante 32 años como emir de Al-Ándalus y el emirato independiente.


viernes, 2 de mayo de 2014

A Restauración de "El Expolio" de El Greco

LA RESTAURACIÓN DEL CUADRO
El cuadro es trasladado de Toledo a Madrid
(www.abc.es)
Rafael Alonso, restaurador del Museo del Prado, comenta la restauración de "El Expolio de Cristo" una de las obras más importantes de El Greco
Con ocasión de su restauración, el cuadro dejó durante unas semanas la sacristía de la Catedral de Toledo y viajó a Madrid. Allí, en los talleres del Museo del Prado ha sido restaurado. Con ocasión del 400 aniversario de la muerte de El Greco, ha formado parte de una exposición que el famoso museo ha dedicado al genial pintor.

EL TEMA: EL EXPOLIO
El Expolio en el Museo del Prado
(www.revistahsm.com)
Se trata de una de las obras maestras de El Greco y de la pintura española. Desde Roma, El Greco, viaja a Toledo. En esta ciudad el pintor realizará  la mayor parte de sus obras.
El tema del expolio de Cristo de sus vestiduras, es un tema que muy raramente aparece en el arte occidental. El vídeo te explica por qué El Greco pintó un cuadro con este tema. En el año 1248, San Luis, Rey de Francia, regaló a la catedral de Toledo un pequeño trozo de la túnica de color carmín (rojo) que había llevado Cristo antes de ser crucificado. Relacionado con este hecho, El Greco recibe el encargo de pintar este cuadro y con este tema. 

UN CUADRO DE UNA PIEZA ÚNICA DE TELA
El cuadro está pintado sobre un lienzo de mantel. Es una tela de mucha calidad, de una gran anchura. Todo el cuadro está formado por una pieza única de tela.
El Greco pintó el cuadro sin ningún dibujo previo o preparatorio. No hay ningún boceto o esquema previo. En el cuadro se perciben todas las herencias y el arte que El Greco recibió a lo largo de toda su vida: bizantina (la superposición de figuras), veneciana (el color), castellana (con los colores más fríos).

LA RESTAURACIÓN
El Expolio antes y después de la restauración
(www.elcultural.es)
¿Por qué se ha restaurado el cuadro? En general estaba en buen estado, pero como te muestra el vídeo, en la parte inferior, había algunas zonas de falta de color. Se habían perdido pequeños fragmentos de la pintura original.

A lo largo de casi 400 años el cuadro se había cubierto de barnices, polvo y otros elementos. Esto hacía que las luces y las sombras no se mostraran tal como El Greco las había pensado. La restauración ha ayudado a conocer mejor la composición del cuadro y los pequeños cambios que El Greco fue haciendo sobre la marcha. 

¡Espero que disfrutes del cuadro!